▲CASTING

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

▲CASTING

Mensaje por Sumizome Kaede el Lun Sep 30, 2013 5:11 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
C A S T I N G C A N N O N


▲Para conseguir un personaje cannon debes cumplir con una serie de requisitos que se han presentado en cada unos de los personajes señalados como CANNON.
▲Es la administración la que se encarga de aceptar casting, se reserva y adjudica el derecho total de selección de personajes.

▲Para postear debes haber enviado un MP previamente a algún administrador para que te de la autorización de realizar el casting.

Código:
[b]NOMBRE: [/b] Nombre del personaje Cannon al que quieres postular.
[b]COMIENZO EL CASTING: [/b] 20 lineas mínimo de extensión.



avatar
Sumizome Kaede
WEBMASTER
WEBMASTER

Edad : 32
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Ichiru Ryû el Dom Oct 06, 2013 2:05 am

NOMBRE: Ichiru Ryû

COMIENZO EL CASTING:

El reloj resuena sobre buró junto a la cama. Al menos lleva sonando desde hace dos minutos. Ryû está despierto, tiene sus ojos abiertos; aunque sus irises parecen sumidas en algún punto fijo del techo. Es consciente de que tiene clases, y sin embargo su cuerpo no hace nada por moverse.

Se queda inerte sobre el colchón con el aura característica de indiferencia que lo inunda. Hoy al menos, no está de ánimos para nada.

Quince minutos después y se levanta de la comodidad de su cama. Extrañará el calor tibio de las mantas, pero tiene cosas que hacer. Las clases no se deben tomar a la ligera, de ello depende que pueda ayudar a su padre en la editorial.

Camina descalzo por el dormitorio, recogiendo desde su clóset el uniforme escolar. Todo aquello rigurosamente doblado y planchado desde el día anterior. Es correcto en su vestir, meticuloso. Quien sabe, probablemente algo infundado desde el seno familiar.

Deja las prendas sobre su escritorio y se dispone para darse una buena ducha. Dentro del baño, abre la llave de agua caliente, fría, y la regula hasta alcanzar la temperatura templada que tanto le gusta… Suelta un suspiro entrecortado de placer. El agua cae lenta, sinuosa y recorre su cuerpo esbelto. Bajo las gotas, Ryû se sume en el misterio. El vapor lo inunda y forma una nube turbosa a su alrededor, solo queda a la vista una silueta desdibujada y su cabellera azabache bajo el chorro de agua.

Cierra la regadera, sale con una toalla blanca rodeada en su estrecha cadera y camina hasta su habitación donde lo espera el uniforme escolar. Poco le importa si su trayecto moja el alfombrado del cuarto, su rostro ante todo, permanece parco.

Se viste con parsimonia. Primero la ropa interior; unos bóxer negros ajustados que remarcan en sus líneas su virilidad, luego calcetines, camisa, pantalón, corbata y el blazer que se acomoda perfecto a su silueta. Ryû es todo perfección. Se ve como un alumno estrella, recordándole los años de secundaria donde pasó a ser parte del consejo de estudiantes. Siempre serio y recatado ante todos, parecía tener muy en claro todo lo que deseaba.

Suspira a último segundo, un mero reflejo ante la negativa de tener que dejar la soledad de su cuarto, junto con ello, se resigna. Toma su bolso con los cuadernos predispuestos para el día y abandona su recámara.

Ya afuera, se mezcla con los escasos estudiantes que se dirigen al menos veinte minutos antes a clases. No pasa mucho para que las miradas se fijen en él, en su porte regio y estoico. Ryû es inconsciente de ello, jamás gozó con especial interés de la atención; ni allí, ni con su familia. Haciendo caso omiso a las miradas, se encaminó a su primera clase, ajeno de todas las personas que rondaban el lugar.


{Días antes}

— ¿Transferirme? —Sus pupilas se dilatan, y sus manos tiemblan, tentando a voltear el vaso de cerámica entre sus dedos. Aquello le había caído con balde de agua fría.

Frente a él, su madre se encuentra sentada, restándole importancia al cuestionamiento de su hijo. Solo servía el té y conversaba con su esposo de temas irrelevantes. Su pregunta quedó al aire, probablemente todo está ya arreglado para su traslado a un nuevo instituto… Solo hubiese deseado que alguien tuviera la deferencia de preguntar su opinión.

¿No verdad? A nadie le importaba lo que él pensara.

El gran día llegó.

Los ojos curiosos lo siguieron desde la entrada del Daigaku no Dansei hasta lo que parecía ser su habitación. Interés de los estudiantes antiguos por el nuevo alumno de intercambio. Cómo no, su cabello oscuro y ojos rasgados fácilmente llamaban la atención. Ryû era bastante atractivo.

Había cargado la pesada maleta todo el trayecto hasta el tercer piso, con la mente sumida en sus pensamientos ni siquiera había prestado atención a la infraestructura. Nada de ese lugar le interesaba; sacaría buenas calificaciones, aprobaría y se iría de ese lugar para ayudar en la editorial familiar.

En ese momento, él ya no importaba. Haría lo que tuviera que hacer para ver satisfecha a su familia… aún si ello lo convertía en una simple herramienta, fácil de usar.
avatar
Ichiru Ryû
ESTUDIANTE SEGUNDO
ESTUDIANTE SEGUNDO

Edad : 21
Mensajes : 80

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Sumizome Kaede el Dom Oct 06, 2013 2:38 am

Está bien el casting, puedes tomar el personaje.
Haz la ficha y completa los registros.
avatar
Sumizome Kaede
WEBMASTER
WEBMASTER

Edad : 32
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Chihasa Ibuki el Mar Oct 22, 2013 3:29 am

NOMBRE: Chihasa Ibuki
COMIENZO EL CASTING: Tres…dos…uno….¡ring! Hora de despertar, no es que necesitara precisamente de la alarma de su celular para despertar, estaba ya acostumbrado en su totalidad a despertar minutos antes de que este sonara. Si continuaba usándole era por cosa de costumbre y de saber precisamente en que momento  levantarse de la cama. Rodo en la cama, estirándose  se  puso de pie, tallándose los ojos  con algo de pereza, sentándose en la cama, sonriendo ante ese día que parecía sería tan divertido como el resto.  Tomo su móvil del buro a lado de su cama, parecía que su compañero de habitación no estaba, así que tendría campo libre para llenar la habitación de música. Conecto su celular a las bocinas que recién se había comprado, terminando por completo el dinero que sus abuelos le habían enviado  para su cumpleaños, pero había valido la pena. Pronto ese silencio insoportable para el peli azul fue cambiado por música de Pearl Jam, Mind your manners para ser exactos. Brinco a la cama, saltando conforme se iba quitando la ropa, hasta que la camiseta termino sobre el librero sus boxers en el suelo y el pantalón de su piyama que voló fuera por la habitación al ser lanzado por la ventana.

Bajo de golpe de la cama al notar esto, encogiéndose de hombros, para mejor solo meterse a bañar, ya lo recuperaría apenas saliera o con suerte Him-chan lo vería, bueno que la suerte podría sonreírle desde la mañana. Se bañó entre brincos y el sonido de su voz haciendo segunda a esa lista de canciones que el mismo había escogido para despertar lleno de energía. Tendió lo mejor que pudo la cama, aunque solo jalo la colcha, cubriendo las sabanas y lo que quedaba de su ropa de dormir. Guardo su Tablet en la mochila, junto a una dotación de pokys, su móvil y salió corriendo con rumbo a clases, sonriendo al chico que subía las escaleras, entregándole su pantalón de piyama ¿que tanto se notaba que era suyo? ¿Que nadie más usaba pantalones con nyan cats impresos en la tela?  Lo guardo sin parar de correr, esquivando a algunos zombies en los pasillos, sonriéndole a un pelirrojo que le grito que parara de correr en los pasillos, entrando por los pelos al salón. Tiro sus cosas sobre la mesa, tomando asiento, prestando atención apenas los primeros 10 minutos de clase, el resto del tiempo lo dedico a enviar mensajes a su amigo, investigar sobre música nueva y en detallar mejor los personajes que serían parte de su videojuego apenas pudiera seguir en su proyecto .

Celebro apenas fue libre, saliendo del salón tan rápido como pudo, como del edificio, corriendo hasta la piscina, quejándose en voz baja al no encontrarle ahí. Ya bueno, seguro que se podrían ver más tarde, ahora era tiempo de comer. El menú de hoy constaba de un apetitoso plato de udon curry, pastel de chocolate  y una soda de cereza, mientras que sus ojos se entretenían en ese juego nuevo que le habían pasado, los videojuegos de terror no eran tanto lo suyo, aunque este tenía algo que le hacía sentir ganas de acabarlo. Rio cuando el malo del juego salió de repente, haciéndole tirar su soda al piso, echándose a reír, disculpándose con los demás con una enorme sonrisa, dejando su mano sobre su pecho con tal de relajarse, volviendo a su juego, subiendo los pies a la silla, sin notar nada, ni el sonido de su celular al tener un mensaje nuevo.
avatar
Chihasa Ibuki
ESTUDIANTE PRIMERO
ESTUDIANTE PRIMERO

Mensajes : 17

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Sumizome Kaede el Mar Oct 22, 2013 3:46 am

Está bien el casting, puedes tomar el personaje.
Haz la ficha y completa los registros.
avatar
Sumizome Kaede
WEBMASTER
WEBMASTER

Edad : 32
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Kitani Nikki el Dom Nov 24, 2013 7:06 am

COMIENZO EL CASTING:
___________________________________________
Mantenía su peso balanceándose de atrás adelante en la silla del escritorio, sin nada que hacer, a altas horas de la noche. Sobre sus libros y cuadernos había una hoja garabateada desprolijo con el lápiz que hacía rodar de un extremo de la superficie plana hasta el otro.

— Hace tiempo nada sucede, es extraño aunque un alivio, donde me encuentro ahora no es conveniente dejar salir una parte tan terrible de mi. —.

Comencé a escribir un relato sobre mis propias experiencias; en el papel conservo recuerdos que mi memoria olvida, por que no soy realmente yo quien actúa de esa manera, hay una parte de mi se niega a creer en la existencia de otra totalmente diferente. Y mientras, yo, cuando toda mi vida acaba de ser modelada por terceros, ahorrándome el esfuerzo de decidir por mi mismo, debería estar viviendo una vida cómoda y fácil junto a una mujer maravillosa, debería estar feliz, pero a diferencia de ello, estoy completamente sumido en mi secreta realidad...


" Cuando tenía 15 años, tocaba el piano en el lobby de aquel hotel donde fui de vacaciones con mis padres, recuerdo que las personas alrededor oían con atención, y en sus rostros denotaban lo conmovedora de aquella melodía que toqué al azar. Me sentía como en un concierto internacional, y así era, en aquel hotel habían personas de todo tipo y lugares que siquiera entonces podía imaginar. Cuando mi presentación terminó, regresé a mi habitación para refrescarme, aquella fue la primera vez que perdí la conciencia. Pensaba que sufrí un desmayo, que quizás había bebido algo durante la cena y por la poca costumbre dormí profundamente en la noche, pero no, no fue así. Tengo vagos recuerdos, y en aquellas escenas que vislumbro borrosas se escucha la misma triste melodía de aquella vez.


Aunque lo mantuve en secreto del resto, hubo una vez en que intenté buscar una explicación lógica y leí las personas tienen más de una sola faceta, aunque generalmente estas están en sintonía, existe la posibilidad remota de que esto no suceda, el efecto final es una persona con diferentes personalidades. Y sonó como la historia más fantasiosa que jamás leí entre la montaña de libros que conocía. Pareció un chiste y preferí ignorar completamente un diagnostico, ignorando también que si podía llegar a convencerme de lo que me enteraba. Finalmente decidí nombrar a mi yo inconsciente como Nikki, él es todo lo que tengo miedo de ser, dice todo lo que no me atrevo a decir, y hace cosas que prefiero olvidar. Dedicaba todo mi tiempo consciente en la música, pero estas perdidas de conciencia comienzan a agudizarse..."



— La historia de mi vida podría ser perfecta si arrancase unas cuantas paginas de ella. —

Entre sus manos se arrugaban las hojas del libro, esas lineas fueron una vista rápida de algunas hojas que escribió antes, tenían algo que hacía que nunca terminara de leer siquiera una plana completa. ¿Para que escribo esto en verdad? Volvió a dejarlo a un lado para aplicarse en las notas que ordenaba para la clase del próximo día. Porque Kitani-sensei es quien debe ser el único, una faceta permanente, o al menos eso es lo que intenta conseguir.  

avatar
Kitani Nikki
PROFESOR
PROFESOR

Edad : 31
Mensajes : 11

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Sumizome Kaede el Dom Nov 24, 2013 8:34 am

Está bien el casting, puedes tomar el personaje.
Haz la ficha y completa los registros.
avatar
Sumizome Kaede
WEBMASTER
WEBMASTER

Edad : 32
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Emerick Breizhlandrë el Miér Nov 27, 2013 9:01 am

NOMBRE: Emerick Breizhlandrë
COMIENZO EL CASTING:
Bajo sus pies, la sombra del camino pasando rápido como si huyese de él. Se alejó de la ventana del coche y dio un profundo suspiro, cruzando sus piernas. Pensaba; si había recorrido aquellos largos pasillos, si había pasado días de sueño y noches de insomnio acostado en su habitación; y ahora regresaría con un propósito, sobrellevando los recuerdos de su cuna sobre la espalda.
Buscó con discreción una mirada en los ojos de su hermano. Lo que lo mantenía atado a él, también lo mantenía atado al instituto que lo formó. Fue por eso que aceptó el trabajo. Daba largos resoplidos con el mentón apoyado en su mano, ''No mires atrás, no mires atrás''. Pero si no miraba atrás, miraba abajo, la sombra del camino que recorría quedaba atrás, cuando seguro alguna vez estuvo adelante.
El vehículo se detuvo. Contó hasta tres para sus adentros y salió. Ahora miraba hacia arriba. Majestuoso, tocaba el cielo, eso le parecía del colegio. Sintió el viejo aroma, miró los viejos tejados, la vieja entrada a un lugar conocido, pero totalmente nuevo para él. Se quitó las gafas; su hermano lo miraba frotarse los ojos y le preguntó que le ocurría.
- Nada. - contestó. ''Nada'' era exactamente lo que no le ocurría. ''Nada'' no era ni una cuarta parte de lo que quería decir.
Se volvió a acomodar y dio un profundo respiro seguido por un no tan profundo suspiro.
- No recordaba que hubiese tanto eco, sabes. - Le habló a su hermano menor mientras se adentraban en los pasillos de la instalación. ''Pronto te acostumbrarás''; esto no sabe si se lo dijo él mismo o su pariente. Pero tenía razón. Tenía que hacerlo, por ambos.
Llegó a su aula. Antes de entrar se volvió hacia su compañero, sin saber exactamente lo que estaba pensando, tal como en el viaje, pues a pesar de ser tan cercano como lo es a sí mismo, nunca lograba adivinar lo que estaba en su mente. Aquello le molestaba un poco. Quería todo de él, incluso que sus pensamientos le perteneciesen.
- Estaré bien. - sonrió tranquilizándolo - Sabes que lo estaré. - cerró la puerta frente a él.
Vio debajo de él. Había algo raro en su sombra, el camino debajo de él era diferente.
-
Las noches parecían largas y los días cortos. Intentaba alargarlos levantándose temprano.
6:00 am estaba despierto, dando vueltas, enroscándose y el proceso inverso en la cama. Cayó al suelo el libro que se había quedado dormido leyendo. Estiró la mano hacia su mesa de luz y tanteó en busca de sus gafas. Se levantó de un salto y abrió las ventanas de su habitación, algo sofocado por la luz matutina. Un nespresso y un buen croissant completarían un desayuno decente, el cual terminó rápidamente para entrar a la ducha, sentir el agua sobre sus párpados cerrados, en un trance que solía disfrutar...de no ser porque hoy, como casi siempre, se encontraba en una situación de retraso para el trabajo.
Una vez puesto el traje, forcejeó a muerte con los zapatos que intentaba ponerse, como se los había quitado, sin desatarlos. Masculló un par de palabras no muy agradables en francés hasta que por fin logró su cometido y salió apresurado, tomando sus cosas, con los dientes apretados, a un día normal de la vida, una jornada normal de trabajo.
Entró al salón de clases casi corriendo y saludó a su grupo. Papeles, papeles y más papeles, no ayudaban a sus nervios, pero el mantenerlos ordenados - o al menos, ubicados - facilitó que se tranquilice.
Mareaba a sus estudiantes con su forma de hablar; no se detectaba la diferencia ente cuándo estaba leyendo y cuándo estaba hablando. Le parecía divertido ver las miradas perdidas de los jóvenes por un segundo, le recordaban a cuando él se perdía en clase, en aquellos mismos asientos. Y sonreía, los ayudaba con sus deberes y sonreía. ''Ya te vas a acostumbrar..'', recordó. Él debería estar trabajando a la par en aquel mismo momento. Reía solo y volvía a su asiento, quitándose y limpiando sus gafas.
- Delirios... - suspiró.
Al terminar la jornada de clases no hay mucho más por hacer. Sentarse a un costado del edificio a leer y  esperar que Benjamin saliera era una buena opción.
Salieron de la institución juntos, se complementaban el uno con el otro y eso los divertía. No faltaron las discusiones, pero incluso aquello le hacía sentir que eran inseparables. Intentaba hacerse el fuerte frente a su hermano, pero la verdad es que temía. Temía el día que lo viese salir con alguien más, le parecía verlo caminar del brazo con otra persona y sabía que no era real, pero también sabía que él no sería su otra mitad para siempre.
Caía la noche y nos encontramos donde había salido el día. Una cena sencilla, el libro que le quitaría el sueño hoy también, las viejas fotografías que tiró al suelo buscando sus gafas la mañana anterior. Algún día las recogería, hoy no. Se quitaba la camisa y se enroscaba y el proceso inverso en su cama. La lectura no era muy interesante a altas horas de la noche y el libro cayó a un lado de la cama mientras sus ojos se cerraban con la luz prendida. Soñaría con lo lenta que es la noche, y lo rápido que se le pasó el día.

Délires.
avatar
Emerick Breizhlandrë
PROFESOR
PROFESOR

Edad : 31
Mensajes : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Benjamin Breizhlandrë el Jue Nov 28, 2013 5:51 pm

NOMBRE: Benjamin Breizhlandrë

COMIENZO EL CASTING:

El profesor Benjamin Breizhlandrë tomaba su café de la mañana en la cafetería de la escuela. Estaba sentado solo en una de las mesas del fondo del local, junto a una enorme cristalera que le dejaba ver el hermoso paisaje del exterior. Benjamin se sacó el teléfono móvil del bolsillo de su chaqueta y comprobó que no tenía ningún mensaje nuevo. Luego dejó el aparato sobre la mesa, y dio un nuevo trago a su café solo. Ciertamente había sido él quien poco a poco, desde que llegaron a la escuela, había ido disminuyendo las quedadas con su hermano. Al principio fue un poco duro, pero con paciencia Benjamin consiguió que Emerik le cediera un poco de espacio personal, que tanto necesitaba. Los ojos del profesor de nuevo miraron hacia el teléfono. Si él mismo había pedido que Emerik no le acosara constantemente a mensajes, ahora no tenía sentido que se sintiera dolido por su silencio de aquella mañana. Mientras terminaba de tomar su bebida del desayuno, Benjamin recordó cómo fue, un año atrás, su regreso a esta institución.

La llegada a la escuela fue una situación extraña para ambos. Tanto Emerik como él mismo habían sentido cierto desasosiego al entrar en el imponente edificio. Ambos habían imaginado su retorno de manera algo distinta. Pero Benjamin pronto superó sus dudas, pues creía a ciencia cierta que aquel nuevo empleo, tan parecido al de su hermano gemelo, pero que al mismo tiempo los destinaba a aulas distintas, pues daban clase a diferentes cursos, le daría ese tiempo libre que había estado anhelando desde hacía demasiado tiempo ya.

No es que odiase a su hermano, ni mucho menos, lo amaba con locura, pero se sentía incapaz de expresar con facilidad a su hermano sus sentimientos en voz alta. Pero siempre, desde que su memoria alcance, ha permanecido junto a él. En el mismo cuarto en su casa, en la misma escuela. Mismos cumpleaños, regalos, misma ropa, mismos amigos. Benjamin sentía, con la llegada de la madurez, que había llegado el momento de encontrarse a sí mismo, y saber de una vez con certeza qué cosas eran las que le gustaban, y cuáles no, qué cosas quería para él en su vida, qué meta anhelaba perseguir. Saber quién demonios era él en definitiva. Y teniendo a Emerik las 24 horas del día pegado a sus pantalones, por mucho que disfrutara con su compañía, le impedía poder ver las cosas con claridad. Ya no sabía si ejercía de profesor de Leyes en esa escuela porqué él así lo quiso, o si fue por complacer a su hermano. Y si iba echando la vista atrás, tampoco estaba seguro de haber estudiado lo que más le atraía. Incluso llegó al punto de cuestionarse si realmente comía lo que comía porque era de su agrado, o por pura monotonía.

El hombre de pelo dorado se miró en el espejo por un largo rato. Era primera hora de la mañana, quedaban pocos minutos para que diesen inicio las clases, y estaba en el baño privado de su cuarto, terminando de arreglarse. Una silueta conocida le devolvió la mirada. A pesar de ser él mismo, no podía reconocerse en el reflejo de aquel espejo. Sabía que su decisión de empezar a alejarse de su hermano gemelo le causaría gran dolor a Emerik, pero sentía que si no lo hacía terminaría cayendo en una espiral de desasosiego, de la que no sabría cómo salir. No quería llegar a los 40 años y darse cuenta, demasiado tarde, que había malgastado su vida, equivocando sus decisiones, y dejándose influir por otros, en vez de ser él mismo. Además, eso también le serviría a Emerik para conocerse mejor a sí mismo, trabar otras amistades y ampliar su círculo social. – Es la hora – se dijo a sí mismo, para darse ánimos.

Benjamin echó un último vistazo hacia el espejo, luego cogió sus libros y demás utensilios, y salió a paso decidido por los pasillos de la escuela. Había una gran cantidad de alumnos correteando por ahí. También ciertos profesores (lo dedujo por la diferencia de edad), a los que saludó con la mano, a pesar de no conocerlos todavía en persona. Ya tendría tiempo de hacerlo más tarde, en la sala de reunión que tenían destinada para ellos. El timbre sonó al mismo tiempo que el hombre de pelo rubio agarró el pomo de la puerta de su aula - ¡Vamos, chicos, entrad  todos ya o os dejos fuera! – les increpó a los muchachos que hacían el tonto fuera de la clase. Cuando ya todos los chicos estuvieron dentro, entró él también, cerró la puerta tras de sí, y se dirigió a su mesa, donde dejó los libros que llevaba en la mano.

Tomó aire profundamente. Era la primera vez que iba a dar clase. Se sabía la materia a la perfección, y no tenía fobias sociales, aun así, la primera clase de un profesor siempre es la más importante – Abrid los libros por la página 10 – los alumnos obedecieron, dóciles. Entonces Benjamin se fijó en un muchacho muy joven, sentado en la primera fila. Tenía el rostro más hermoso que hubiese visto jamás – Tú ¿Cómo te llamas, chico? – le preguntó, y luego añadió – Ponte en pie y lee el primer capítulo en voz alta para tus compañeros. Luego haré una ronda de preguntas. – mientras el púber leía, Benjamin no podía sacarle los ojos de encima. Entonces notó vibrar su móvil en el bolsillo. Lo sacó. Tenía un mensaje de su hermano “Te espero junto a la biblioteca a la salida”. Benjamin suspiró, y le respondió un escueto “Ok”. Pronto tendría que empezar a negarse a compartir todo su tiempo libre con Emerik, y no sabía qué tan bien se tomaría él esa inamovible decisión suya.


De repente, unos alumnos pasaron corriendo por su lado, golpeándole el brazo, y sin detenerse a disculpase. Eso hizo que Benjamin volviera a la realidad. Comprobó la hora que era, terminó su café y fue directo a su primera clase del día. A esas alturas ya no sentía ese cosquilleo nervioso en el estómago cuando tenía que impartir las lecciones ante sus estudiantes. Era conocido por ser un profesor serio, pero sin llegar a severo. Hacía bromas con los muchachos de vez en cuando, y procuraba que sus lecciones fueses lo más amenas y entretenidas que pudiera, para que los jóvenes no perdieran el interés por la materia, que de por sí era sumamente ardua y pesada.

La mañana se le pasó volada, y pronto fue la hora de comer. El móvil vibró en sus pantalones. En el fondo, Benjamin se alegró de que su hermano no se hubiera olvidado del todo de él “Te espero donde siempre”. El hombre de pelo dorado medio sonrió y contestó “Ok”. Fue directo al jardín que había junto al edificio de la biblioteca, que era donde ambos hermanos solían comer cuando lo hacían juntos. Charlaron amistosamente sobre cómo les había ido el día. Por mucho que Benjamin quisiera alejarse de Emerik, lo cierto es que no existía nadie más en el mundo con quien se sintiera tan a gusto, y con quien disfrutara de su compañía, estuviera haciendo lo que estuviera haciendo.

La tarde se les pasó rápida, en un abrir y cerrar de ojos empezaba a anochecer, y ambos hermanos se despidieron, hasta el día siguiente. Emerick no hizo comentario alguno sobre quedar para desayunar al día siguiente, y Benjamin se mordió la lengua para no hacerlo él tampoco, por mucho que lo desease. Él había tomado esa decisión hacía tiempo, y ahora que empezaba a obtener resultados no tenía sentido echarlo todo por tierra por un pequeño sentimiento de nostalgia y melancolía. Mientras el profesor empezaba a caminar rumbo al edificio de dormitorios, un alumno interceptó su paseo. Era el mismo muchacho en el que se había fijado el primero día de trabajar en esa escuela – Buenas noches, profesor Breizhlandrë, tengo unas dudas sobre el examen de la próxima semana, y me gustaría comentarlas con usted – Benjamin sonrió, eran pocos los estudiantes que se dirigían a él como “señor” y le hacía gracia – Claro, cuando quieras, pero ahora es un poco tarde – el chico asintió – Podemos vernos mañana a primera hora en la cafetería- a Benjamin le pareció una idea estupenda, así podría distraerse de estar  pensando siempre en su hermano cuando no estaba con él – Nos vemos mañana entonces – le respondió, y así se despidieron. Benjamin se detuvo y miró al cielo. Una sonrisa más marcada se instaló en su rostro. Por fin empezaba a tener un poco de vida social apartada de Emerick, aunque fuese con un alumno, eso era lo de menos para él.
avatar
Benjamin Breizhlandrë
PROFESOR
PROFESOR

Mensajes : 9

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Sumizome Kaede el Vie Nov 29, 2013 4:11 am

Ambos casting están bien y aprobados.
Pueden realizar sus fichas y registros personales.
avatar
Sumizome Kaede
WEBMASTER
WEBMASTER

Edad : 32
Mensajes : 92

Volver arriba Ir abajo

Re: ▲CASTING

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.